La colocación de implantes dentales a pesar de ser una cirugía programada y regulada no está exenta de complicaciones  y se pueden presentar en cualquiera de las fases del tratamiento implantológico, desde la primer cirugía hasta la fase de mantenimiento.

Los implantes dentales pueden ser de diferentes tamaños, superficies y materiales. Sobre los implantes se diseñan las rehabilitaciones protéticas que van a permitir restituir las funciones masticatorias, fonéticas y estéticas del paciente. La elección del tipo de implante que se pone en los pacientes se realiza en función del diagnóstico, pronóstico y del plan de tratamiento interdisciplinario entre el odontólogo general con un especialista en cirugía, periodoncia o prostodoncia y un excelente laboratorio que conozca muy bien el tema.

Las complicaciones de los implantes se pueden evitar cuando se tienen en cuenta ciertos aspectos de tratamiento como:

  • Correcta planificaciónprequirúrgica
  • Utilizar una adecuada técnica quirúrgica
  • Seguimiento posquirúrgico
  • Respetar el tiempode osteointegración
  • Realizar el diseño apropiado de la supraestructura en caso de prótesis removibles soportadas en implante
  • Estudio y la correcta distribuciónde las cargas oclusales
  • Una instrucción adecuada y completa de las medidas de higiene de los mismos
  • Una meticulosa higienedurante la fase mantenimiento

Las complicaciones con implantes dentales son raras. Una vez que los implantes se han fijado apropiadamente, nuestra experiencia nos demuestra que nunca se salen.

La investigación ha mostrado que la periimplantitis (inflamación alrededor del implante con pérdida resultante de hueso y al final también del implante) no es un riesgo grave con los implantes que utilizamos, y no debería ocurrir nunca. Uno o más implantes pueden perderse durante la fase de crecimiento. Afortunadamente, esto es raro (el 10% de implantes en la mandíbula superior, y cerca del 5% en la mandíbula inferior).

 

Como identifico que algo está mal con la colocación de un implante?

Basicamente podríamos resumirlos en tres signos:

Dolor a la masticación

Movilidad del implante

Sangrado o exhudado (presencia de pus) en la zona del implante

Afortunadamente, este tipo de fracasos, generalmente tienen solución, pues retirando el implante y evaluando correctamente la calidad y cantidad del hueso, podría hacerse el procedimiento de nuevo, haciendo injerto de hueso si fuese necesario.

Conclusión

La colocación de implantes se ha convertido en un procedimiento  aparentemente sencillo, y lo es, pero si no se tienen los cuidados requeridos en su planeación, utilización de exámenes complementarios, fase quirúrgica, rehabilitación y mantenimiento por parte del profesional y del paciente, seguramente nos veremos en situaciones que podríamos haber evitado.

Con los implantes le devolvemos al paciente su diente completo, corona y raíz y si tenemos en cuenta todos y cada uno de estos cuidados, sera algo maravilloso para su salud y el éxito por parte nuestra.

El cuidado posterior a su implantación es la base para que duren funcionales y estéticos por mucho tiempo.

salud y el éxito por parte nuestra.