mujer embrazadaPodríamos afirmar con mucha seguridad que ese cuidado empieza desde el momento que nos confirman que estamos embarazadas, pues es a partir de ese momento que a través de nuestra alimentación y buena nutrición, le damos la calidad a los dientes de nuestro bebé ya que su formación se inicia hacia la sexta semana de vida intrauterina. Nutrientes como la Vitamina D, el calcio, el ácido fólico y la Vitamina B12 son muy importantes durante el primer trimestre del embarazo en la formación Bebe cuidado dentalde huesos y dientes.

 

Una vez nace nuestro bebé los cuidados se inician con la aparición del primer diente, que ocurre cerca de los 6 meses de edad, donde con una periodicidad repetitiva (3 veces al día) debemos limpiar ese diente y las encías muy suavemente con una gasita o un algodón húmedo, con la intención de crear el hábito y que el bebé se acostumbre a que entre un objeto extraño a su boca y lo admita como algo natural.

mamá cepillando dientes hijo

Cuando ya aparezcan los cuatro incisivos superiores e inferiores, iniciamos el uso de un cepillo de dientes especial para bebés solo con agua limpia y muy suavemente. El uso de la crema dental se recomienda solo cuando el niño ya puede escupir para evitar que ingiera la crema dental.

El acompañamiento durante el cepillado debe continuar hasta aproximadamente los 9 o 10 años, aunque sólo sea para reforzar lo que él hace solo; cuando comprobemos que lo hace completamente y de manera adecuada, iremos haciendo controles cada vez más distanciados, hasta que ya el cepillado sea su responsabilidad.
Respecto a la seda dental, debemos estar seguros de usarla adecuadamente antes de enseñarlo a los niños; en movimientos de adelante a atrás recostada a uno de los dos dientes y siempre antes del cepillado, su uso depende de la habilidad que yo observe en cada niño en particular, pero se considera que a partir de los 8 años, ya podemos iniciar su uso.

Las cremas dentales y los enjuagues no medicados, cumplen la función de hacer más agradable la remoción de los restos de alimentos que quedan en nuestros dientes, siendo esta remoción lo más importante para evitar el acúmulo de placa bacteriana, que como todos sabemos es el origen de todas las afectaciones de nuestros dientes.

Que económico y que fácil es darles ese maravilloso regalo a nuestros hijos: “unos dientes perfectamente sanos para toda la vida …”